lunes, 27 de octubre de 2008

En defensa del chocolate



Según un estudio aparecido en el último número de la prestigiosa revista "Ciencia infusa", el chocolate, no solo es bueno para la salud, sino que además está de rechupete.

En ese estudio llevado a cabo por los profesores Klaus Suchard y Fabricio Toblerone del Departamento de Zampología de La Universidad de Lindt, se comparó el número de fallecimientos durante el mes de diciembre de los últimos cinco años ocurridos entre la población humana, es decir , los hombres y mujeres, propia o mismamente dichos, con el número de fallecimientos en el mismo mes y periodo entre la población de langostinos.

El resultado no pudo ser más espectacular. El número de fallecimientos entre la población de langostinos era casi cien veces superior al de fallecimientos entre la población de personas humanas.

Al analizar en profundidad, cual podría ser la causa de tan enorme diferencia, los doctores Suchard y Toblerone, observaron que mientras entre los humanos era práctica bastante habitual la ingesta de chocolate como complemento a la dieta o como dieta propiamente dicha, caso de la subespecie Homo Golosus, por el contrario, ni uno solo de los langostinos fallecidos había probado en su vida el chocolate e incluso el 97,4% de los encuestados( langostinos vivos, se entiende) ni sabían, tan siquiera, qué narices era eso del chocolate.

Para contrastrar la hipótesis que se deducía inmediatamente de este experimento científico, que no es otra que el efecto prolongador de la esperanza de vida que al parecer tiene el consumo habitual de chocolate, se recurrió a compararlo con otro experimento similar llevado a cabo por los doctores Aldo Ferrero y Jacques Rocher del Instituto Politécnico de Kinder.

En este caso la variable estudiada fue también la mortalidad durante los meses de diciembre, pero en poblaciones de otras especies como el pavo, el cordero, el cochinillo, el besugo o la pularda. El resultado no ofreció lugar a dudas; las cifras de mortalidad en todas estas especies eran inmensamente más altas que las humanas, e igualmente, ninguna de estas especies animales, excluida la nuestra, como hemos repetido ya varias veces, consumía ni media onza de chocolate.

Estos estudios terminan de una vez por todas con la absurda polémica de si el chocolate es bueno o malo para la vida.

Queda definitivamente demostrado que el chocolate es bueno para la vida y también que el chocolate no engorda: engorda el que se lo toma...y en mi caso, ni eso.


Paco Montesinos, Vicepresidente del Club de Amigos del Cacao.

1 comentario:

sedemiuqse dijo...

jajajajajajajajajajaj
besos
je