jueves, 19 de enero de 2017

Solo la luz

  1. Solo la luz del sol
    entre nosotros,
    sin tan siquiera piel
    ni subterfugios,
    no es necesario más...
    para que surja,
    de la fosa abisal
    donde naufrago,
    la mitad de mi yo,
    la que es oscura
    como el ébano
    y no pide perdón
    ni escucha a nadie,
    ni habla con nadie
    ni ama a nadie,
    enarbola el dolor
    desprecia la bondad
    y se jacta de ello,
    como si no pudiera
    vivir sin estar muerta,
    sin afilar sus garras
    en la ominosa herida.
    Esa mitad oscura
    que pugna por salir
    de todos los inviernos
    que no sabe que es
    tan solo una mitad
    una parte del todo
    que no puede existir
    si no llega la luz,
    siempre la luz del sol
    a los espejos.

Niebla

  1. Entre la niebla
    alcanzo a distinguir
    la anchura de un espectro.
    Su leve densidad
    se enzarza entre mis bronquios...
    constriñendo las luces
    y me invita a rendirme
    El aire es muy pesado
    para llevarlo a cuestas.
    Tengo frío, mucho frío,
    no dejes de hablarme,
    solo eso hará que no me duerma
    y la niebla se apodere de mi.
    La reconozco, es la niebla de siempre,
    La que existió desde el principio,
    la niebla de las madrugadas,
    la que devora el canto
    de los pájaros
    y bebe nuestra luz,
    la que mató al sol
    y ocultó su cadáver
    tras el hedor
    del pudridero de las almas.
    Tengo frío, mucho frío,
    no dejes de hablarme

miércoles, 17 de agosto de 2016

El jardín de las delicias










Una multitud  de seres inconcretos
se agolpa frente  el altar del sacrificio,
terribles demonios laceran
los cuerpos abrasados
por la inquietante luz del juicio final.
Se escucha un atronador redoble de timbales
y las cítaras son ahora lecho de áspides.
En ese instante que nunca acaba
apareces tú, devorado por el molusco,
todo es bivalvo y negro.
Pájaros y peces se confunden de escenario
y mientras los alados nadan
los otros ,con fuselaje de escamas,
surcan el cielo y sobrevuelan la ciudad.
No hay techo para el arte,
no hay paz para los genios,
Todo ha sido creado en tu prodigio.
No sé que pensará Darwin
cuando lea el guión
Alabado seas Ieronimus,
Pues Tú eres Él  en  V.O.




Levante en el Estrecho










En el distante sur donde tu ausencia
 duele a sangre brotando enardecida,
y en ese cementerio mi fractura
se vuelve más y más impredecible.
Allí , en ese lugar en que soy tierra
y  me crezco como gigante erguido
en busca de tu boca ,ahora encallada,
abro de par en par ambos pulmones
y exhalo el contenido que aun aguarda,
tenaz tras su celada en descubierta.
Tú te agitas al roce de mi aliento
 con crespones de piel color de luna
 y acaricia mi  lava tus penachos
rizándose al envite.
Yo vengo de una tierra que me abrasa,
me empuja, me maldice y me comprime
y no habré ha de pararme hasta ser fumarola
en tu eterna pleamar adolescente.

                                                                


 


jueves, 19 de mayo de 2016

Poesía es ...




La poesía es…
 ¿ Qué es la poesía ?
A mí no me pregunten,
rozo lo escatológico,
si abro de par en par
mi ventana inconsciente.
Puedo versificar
cualquier blasfemia
sin lírica, ni épica
ni todas esas jaulas.
que me siguen los pasos .
No soy de fiar , lo sé,
vivo de los bombones
de los que son poetas
de ley,  no de Cornejo,
los que ganan certámenes
con un poema redondo
o un poemario cuadrado.
Ellos no tienen culpa
de mi mortal pecado
de la insalubre envidia
que vierte este alegato.
No eximo a los poetas
de admitirme en su seno
dando pie a mi soberbia
santuario de otras ínfulas
a cual más desmedida.
Que no se cree conflicto,
disputa, ni recelo
si yo me niego ahora
a seguir sus consejos
Escribo como escribo,
con asonancias cósmicas
sin calidad poética.
Y muy a pesar mío
debo decir  que
la poesía es una fosa séptica
donde fermentan versos
y pudren adjetivos
hasta que ya cadáveres
abandona el Gólgota
de metro alejandrino
para ser ,ahora si,
licor de los espíritus.





No me esperes despierta




No me esperes despierta,
sabes que volveré,
que siempre vuelvo
nadie quiere más sombras
que las propias,
las que saben de ti
lo imprescindible
para ser eso, sombras,
y aun  así  permanecen.
Quiero creer
en todas mis mentiras,
en el juego infantil
de inventar mundos
donde todo imposible
está prohibido.
No me esperes despierta,
es probable que tarde,
seguro intentaré,
en esto soy tenaz,
comprender por qué sigo
siendo un héroe cobarde
al calor de tu abrazo. 

Discúlpame si tardo,
esta vez hay motivos,
argumentos de peso
es mi primera muerte
y aun no se manejarla.
Yo confiaré en mi instinto,
Se que llegaré tarde,
no me esperes despierta.

                        Paco Montesinos ,18 de mayo de 2016



Para mi lo difícil





“ campo, campo, campo, entre los olivos los cortijos blancos “
Antonio Machado
 

Para ,mi lo difícil
era no ser difícil,
dar con el verbo claro,
la música adecuada
sin quebranto del ritmo
y la palabra justa
huyendo de  artificios,
en busca de epatar
al lector no iniciado.
Lo otro, lo acontecido
era el barroco extremo
envuelto en pan de oro
pero sin nada dentro.
No sé si los que entonces
me llamaron  poeta
de verdad lo creían
o fue tan solo un gesto
de piedad  a mi indigencia,
al derecho legítimo
de dar alcance en vano
a quien un día creó
lo que aquí con respeto,
emoción y silencio,
es para mi oración,
Itaca en pocos versos:

“ Campo, campo, campo,
entre los olivos los cortijos blancos…”