martes, 28 de octubre de 2008

Aquel, sin duda, fue un mal día


El alba ya vomita
su munición de almas
en las aceras frías
de esta asfaltada cárcel
sin muros ni adoquines
que arrojar al futuro.
Y pedir lo imposible
a esta fosa común
donde los vivos
se tapan con alcohol
para seguir muriendo.


Otro día justifica
como siempre el retraso.
Imposible llegar
sin el tiempo vencido.
Las n dimensiones
a esta hora se saturan
cualquiera que sea el Este.

2 comentarios:

sedemiuqse dijo...

Precioso,lindo, gracias, gracias.
besos
je

Malena dijo...

Este es uno de mis poemas favoritos, ya lo sabes ;).

Veo que te has decidido a meterte en esto de los blogs, hace mucho tiempo que te lo propuse y me congratula ver que finalmente se ha hecho realidad.
Me reconforta saber que hay un hueco en este universo de internet, donde poder encontrarte y donde poder seguirte en la distancia ya que, al fin y al cabo, no dejo de ser una fan tuya confesa.

Un beso enorme Paco, casi casi tan grande como tu.