viernes, 7 de agosto de 2009

Origen


El mar le viene justo
a este océano desmedido
que hilvana continentes
con la humildad del sabio.

Héroes y atlantes
emergen de un lecho
ajeno a toda luz
bendecido de sales
y propósitos.

El mar amamanta
hijos sin número
antes aún del alba
y de las nieblas
y deja oír su voz
sobre la sílice
que labraron
los siglos.

Vuelve a mi encuentro
océano,
para ser en ti, al fin,
el diezmo de los hombres.



Paco Montesinos